martes, diciembre 02, 2008

Las 5 principales cosas que odio más o menos irracionalmente

5.- Viajar en taxi

"¿Por dónde tiramos mejor?". Vamos a ver, yo soy una persona con una capacidad de visualización espacial digna de un ciego de nacimiento. Tú tienes un trabajo que te hace recorrerte la ciudad de punta a punta todos los días. ¿De verdad necesitas que te diga por dónde tienes que tirar? ¿Por qué no vienes a mi trabajo y me cuentas cómo tengo que programar? En serio, ¿es que a los taxistas no les da vergüenza usar ese truco para ver si el cliente tiene alguna idea de moverse por la ciudad y así saber si puede estafarle sin problemas?

Las únicas veces que no me han hecho la preguntita ha sido cuando la tarifa es fija, así que no me intentéis engañar.



Y por cierto, la respuesta que suelo dar "por donde usted vea mejor" es vía libre para hacer el recorrido más largo posible.

4.- Los monitores de gimnasio
Esto puede que sea un tema más personal, pero todos los monitores de gimnasio que he conocido son unos inútiles. El más normal es el que juzga tu necesidad de asesoriamiento por tu talla de sujetador (a más tetas, más "atención personalizada"), pero he llegado a conocer a uno que cuando le preguntaba cualquier cosa "no tenía tiempo" porque estaba fuera bebiendo cerveza con los colegas y había entrado al gimnasio sólo un momento para mear.

El día que me dijeron que los abdominales superiores son los que se ejercitan encima del banco y los inferiores en el suelo, decidí que no iba a volver a hablar con un monitor de gimnasio nunca más.


3.- Los traductores que se creen más listos que tú
Oh, las malas traducciones. Cuántos años de dedos encrespados me han provocado. Siempre me ha gustado presumir de que el libro peor traducido que jamás he leído lo tengo dedicado por su propio traductor (Horizontes Futuros, de Robert A. Heinlein), pero no es de eso de lo que estoy hablando. Porque todos hemos hecho mal alguna vez nuestro trabajo, y todos hemos cometido errores, así que estas cosas para mí son más o menos perdonables.

Lo imperdonable para mí son las notas del traductor (N. del T.) que no aportan nada. Pongo un ejemplo parafraseado de un libro que leí recientemente:

"Parecía un tipo moderno de otra época, con una chaqueta ceñida y una camiseta de Depeche Mode.

(N. del T.) Depeche Mode es un grupo de música electrónica muy popular en los 80 y 90."

Para mí, este traductor no tenía ni pajolera idea de qué era eso de "Depeche Mode" y cuando lo encontró en la Wikipedia lo puso como nota al pie, pensando que todo el mundo es igual de ignorante.

2.- Que no me contesten el saludo.
Mira imbécil. Sé que me has oído. Sé que no te apetece una mierda hablar conmigo pero ¿sabes qué? A mí tampoco me apetece hablar contigo para nada, y aún así he dicho "Buenos días". No te estoy contando mis problemas de pareja, ni estoy pidiéndote tu opinión sobre nada. Ni siquiera quiero hablar del tiempo ni de fútbol ni de ninguna de esas mierdas predeterminadas. Lo único que quiero es que tengas un mínimo de educación y me respondas "Buenos días" y te vayas (corriendo si quieres, por si quisiera hablar más contigo, aunque yo no confiaría en ello).

1.- Las listas de cinco principales en las que sólo se me ocurren cuatro principales.
Demasiado común...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

4.- Los monitores de gimnasio
Las fisios de mi gimnasio si te atienden bien XD

Ángel dijo...

¿te has levantado cabreado con el mundo? ¿o era solo una reflexión al azar que has estado haciendo en tus ratos libres?
cualquiera diría que has tenido un mal día. En fin, estoy de acuerdo con todo lo que has dicho (menos lo del monitor de gimnasio. Yo nunca he ido a uno así que no puedo opinar).

Barmatal dijo...

angelitomagno: Pues qué suerte... O quizá es que yo he tenido mala suerte, no sé.

Ángel: Se me ocurrió viniendo en taxi a mi casa (precio fijado, así que no me preguntaron por dónde tirar)

Todos los que me comentáis sois Ángeles!!!